LA MANCOMUNIDAD ALTAMIRA-LOS VALLES ENTREGA LOS PREMIOS DEL CONCURSO NARRATIVO-ILUSTRATRIVO “NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO”, EN LOS CENTROS ESCOLARES DE CARTES, REOCÍN Y SANTILLANA DEL MAR.

El concurso“No a la Violencia de Género” se presentó como una forma de trabajar desde la prevención con los más pequeños y surgió tras los talleres realizados en el mes de noviembre por personal de la Mancomunidad.

El concurso estaba dirigido al alumnado de 6º de primaria que cursa sus estudios en los centros pertenecientes a la Mancomunidad Altamira-Los Valles, con los que se ha trabajado la Violencia de género, durante las jornadas celebradas  en la semana del 21 al 25 de noviembre.

En palabras del presiente de la entidad Mario Iglesias “el hecho de que el alumnado de sexto de primaria haya participado en esta actividad, es muy importante, porque demuestra como los más jóvenes también se involucran y se preocupan por un tema tan delicado” .

Premios Cuentos (2)

Los finalistas de este concurso, diez en total, se ha llevado, entre otras cosas, una entrada para acudir al Laberinto de Villapresente, un premio donado por la entidad, a  la cual queremos agradecer su colaboración.

Para la valoración y elección del cuento ganador, se han tenido en cuenta puntos como la temática, la presentación, narración, ortografía y la originalidad. De tal manera, que el cuento ganador ha sido realizado por una alumna del colegio Cantabria de Puente San Miguel, y el segundo y tercer premio, lo han conseguido alumnos del colegio, Manuel Lledias de Cartes.

Las técnicos explican que los cuentos son pequeñas historias, que permiten emplear mundos y personajes mágicos para contar las cosas de forma sencilla, y que tienen un poder didáctico de transmisión de aprendizajes inmenso. A través del cuento los pequeños y pequeñas,  entran en un mundo mágico, aprenden conceptos, ideas y valores, se ponen en el lugar de otras personas, se conocen a sí mismos y desarrollan la lectura y el lenguaje.

El cuento es un elemento de aprendizaje muy importante, ya que constituye un relato que los niños y niñas entienden y que les entretiene. El cuento es una herramienta educativa valiosísima, y si además, quienes elaboran ese cuento, son los propios niños y niñas, el enriquecimiento será mayor, y mucho más comunicativo entre iguales que hablan un mismo idioma.

A través del cuento, se puede evaluar también, hasta qué punto los más jóvenes son conscientes de esta problemática que nos rodea, y que desgraciadamente, va en aumento.