MARCELINO SÁNCHEZ PÉREZ GANADOR DEL III CERTAMEN DE POESÍA “REOCÍN EN VERSO”

El  ganador del III Certamen de Poesía “Reocín en verso” ha sido el señor Marcelino Sánchez Pérez con el poema El árbol que trae los frutos con el frío. La decisión ha sido tomada por el jurado formado por la Sociedad Cántabra de Escritores.

Poema ganador.

El árbol que trae los frutos con el frío

1 – Aderezo

…..¡Olivo de esta mañana,

dame tu aceituna verde,

dámela horonda y lozana

que son del deseo la muerte

las secas y las enanas,

dámela vital y verde

que he bajado esta mañana

por ella y a entretenerte!

…..¿Crees que sin sus hermanas añoran el molino?

¡Diles: os limpia el agua vuestra íntima amargura,

mejoráis el sabor aliñadas con tino

y elogiadas de una en una termináis vuestra aventura

que en el molino tendría su fin en un torbellino!

2.- Aceite

…..¡Entre tus bruñidas hojas, con traje glauco festivo

los frutos de tu flor blanca cuelgan adultos, olivo,

los veremos madurar vistiendo un negro muy vivo

y acabar en los molinos en riadas de buen aceite!

¡Tu vegetal grasa, olivo, líder de la verde élite

que ha abierto en la cosmética un frente, combativo,

que es fragua de mil platos, de otros crudo aditivo

y reputado agente de salud y deleite!

  1. – Aceituneros

…..Ahora nos habla el olivo:

Oí en la posguerra el poema,

aceituneros altivos

de Jaén, mi misma tierra,

la posguerra, matadero

de represalias sediento

y ellos pobres jornaleros

en sus peores momentos,

dos decenios casi enteros,

yo atento a mi crecimiento

me hice tarde pregonero

de sus viejos sufrimientos.

4.- Niñas aceituneras

…..Lindas niñas, siendo arbusto,

vi con viejos pantalones

recogiendo nuestros frutos,

inmaduro y sin razones

para fundar un disgusto.

¡Ay dolor, ay mis mocitas,

pagabais duro tributo

para ser cifras que gritan

en las cuentas del producto

frente a las del amo ahítas!

¡Celebro hoy el tiempo nuevo

que forjó vuestro relevo,

que vuestras penosas citas

sean hoy amables visitas

y en trabajos hoy saberos

más propios de vuestro género,

sin el disfraz de varones

ni en las duras condiciones

de aquella tarea viril

que triste os vi hacer en mí

y a salvo ya vuestros dedos

de mis agresivos ruedos!

finalcertamen